El peligroso legado del doctor Zaffaroni

Opinión

La pandemia no puede utilizarse como excusa para liberar masivamente a condenados por delitos violentos. Lo ocurrido en la cárcel de Devoto, donde nuevamente se empoderó a delincuentes con la anuencia del Gobierno, no puede continuar sucediendo, sin tener que lamentar un espiral de violencia e inseguridad. El Estado debe garantizar el cumplimiento de las condenas, la seguridad de la población, los derechos de las víctimas y también las condiciones sanitarias de quienes se encuentren privados de la libertad, sin que exista conflicto o incompatibilidad entre ellos.

Aparecen en esta nota:
Compartir

Cargando Comentarios

Noticias Principales

Buscar


Categorías Principales