MiniNoticias

Cambió su identidad y engañó a la Justicia, pero no pudo ocultar el amor tatuado en su piel

Estaba condenado por robo bajo un nombre falso y en un mes hubiese podido alcanzar la libertad condicional si una llamada no hubiese advertido sobre la mentira de este asesino
Seguridad

La mentira le duró cinco años. Le faltaba un mes para acceder a la libertad condicional, pero una llamada anónima alertó que su identidad era falsa. En el mensaje se aportaba un dato clave: el nombre y apellido de la pareja del asaltante. Al revisarlo se determinó que llevaba tatuado en sus piernas el nombre de su novia, Laurita Barboza. El preso que estaba a punto de ser liberado no era Carlos Alberto Rodríguez, sino Julián Adrián Alegre, un pesado del hampa.

Aparecen en esta nota:
Compartir

Cargando Comentarios

Noticias Principales

Buscar


Categorías Principales