"Eternas gracias y una manzana para Estela, mi seño de 1er grado"

Cartas al pais

Cada comienzo del ciclo lectivo me pregunto si hay alguien que no recuerde a su maestra de primer grado. No digo con la perfección implacable del retrato en la memoria. Tampoco con la falsa idealización de viejos programas televisivos. Pero creo que todos tenemos en mente una sonrisa, unas manos finas y delicadas, unos cabellos lacios o rizados siempre bien peinados, una pintura de labios distinta a la de mamá y una estatura que le permitía llegar a los estantes más altos del armario.

Aparecen en esta nota:
Compartir

Cargando Comentarios

Noticias Principales

Buscar


Categorías Principales