Un cabello y una gota de sangre, claves para que la muerte de una maestra ahora sea un femicidio

La víctima se llamaba Jésica, tenía 31 años y un hijo con su victimario, un policía que hizo todo lo posible evadir su responsabilidad. No lo logró.
Seguridad

A un mes de la muerte de la docente Jésica Minaglia, la Justicia ya no tiene dudas: el autor del femicidio fue su ex pareja, el cabo de la policía de Santa Cruz Pablo Alejandro Núñez. Este viernes se conocieron los estudios de ADN a cabellos y sangre encontrados en la casa de la mujer: coinciden con el registro sanguíneo del policía, que nunca pudo aceptar la separación y además la acosaba en forma permanente desde que se enteró que la maestra estaba iniciando una nueva relación.

Aparecen en esta nota:
Compartir

Cargando Comentarios

Noticias Principales

Buscar


Categorías Principales